¿Quién lidera mi vida?

Liderar

Foto Graciela Large

Hoy me he visto reflejada en la urgencia de liderazgo político, social y personal. Me refiero al liderazgo con mayúsculas. Aquel que permite desapegarse de deseos que rompen tu capacidad de obedecerte. Si te obedeces el resultado es la plenitud.

Una plenitud que puede romperse en un momento. Una llamada de una amiga que no se produce, y te impacientas. Un desbordamiento que al poco se convierte en tristeza. Zas, has perdido tu capacidad de liderar tu vida.

¿Qué ha pasado?  Te has apegado a un resultado, sientes ira, y es imposible encontrar ninguna utilidad a lo que está pasando.

Elegir es una constante. 

Otra pérdida de plenitud muy común la hacemos entre el placer y el dolor. Tres minutos, o unas horas de placer, a cambio de:

  • Unos kilos de más.
  • Tres años de soledad.
  • Que nos sorprendan con un amante.

Otro ejemplo de hoy mismo es el de un juez español del Tribunal Constitucional cazado sin casco y ebrio. Enrique López ha sido detenido en Madrid cuando se acababa de saltar en moto, un semáforo en rojo. 

Elecciones que se convierten en una trampa. Las mueve algo más potente que nuestros ideales o valores: el deseo de algo que justifica apegarnos: a un resultado, a una sensación, a una pareja, a un momento de inconsciencia, a la ambición, por citar algunos de los más frecuentes.

¿Qué hay detrás de estos deseos? El deseo lo mueve básicamente dos cosas: una identidad que oscila entra la prepotencia y la falta de autoestima; y un exceso o defecto de aceptación. 

He comprobado que al liderazgo se une la aceptación de uno mismo, que implica reconocer la valía propia, y saber vivir en el amor a si mismo. La ausencia de ello da lugar a dos polaridades: egocentrismo y egolatría. 

De cualquiera de las dos maneras se ha perdido la capacidad de ver el propio poder y lo que se puede abarcar.

Mientras que la autoestima convierte tus valores en un estilo de vida.  Una forma de ser natural con la que lideras cada una de tus decisiones. Lo que solemos hacer es decir valores que no sabemos aplicar, que no vivimos realmente. Son ideales que vendemos. Algo que hoy reprochamos a nuestra clase política.

Estamos en la venta cuando se pierde la plenitud. Entonces los hechos contradicen los compromisos que hemos asumido, aunque los justifiquemos y digamos que no pasa lo que pasa. 

– ¡No es mi novia!, es una amiga.

– ¡No he robado!, sólo lo cogí prestado.

– ¡No te desprecio!, es que estoy muy ocupado.

Sin duda, es grande el compromiso de responsabilizarse de lo que pasa como un ejercicio de liderazgo personal. El tomar decisiones con consciencia de lo que deseas. Y mucho más, darse cuenta que esos deseos son apegos o sustitutos de aquellas cosas de las que te crees carente. 

En vez de perder en un segundo, sumemos. 

Mi fórmula de aprendizaje de liderazgo personal es aceptar los procesos de las cosas y lo que implican. Quizás te sea útil:

  1. Tomar consciencia de los procesos.
  2. Saber cuándo decir No y cuándo decir Si
  3. Decidir como si la persona que me genera consciencia estuviese allí.

Estoy en ello. ¿Lo practicas conmigo?

 

 

Anuncios

Acerca de Enrelaciones con Graciela Large

Las personas están ahí, por todas partes. Relacionarnos con ellas nos da plenitud, o nos condena. Los ojos al mirar miden al instante, la seguridad para expresarnos. Esa confianza que nos inspira la percepción es en realidad un búmeran que nos dice: ¿quién soy? Las relaciones interpersonales entre amigos, parejas, padres e hijos, es la metáfora de mi propio aprendizaje. Un día caí en la cuenta que mi identidad se mira, se recuerda, y suma al relacionarse. A partir de ese momento supe que escuchar, respetar y facilitar da sentido a mi vida. Cada vez que lo hago, además de plenitud, recupero para mí y para el otro el valor más preciado: la libertad. Graciela Large de la Hoz Coaching e Inteligencia Emocional Experta en Comunicación, Formadora y Periodista
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s